Pequeños logros

dav

Hace unos cuatro meses que comencé a  tomar conciencia de la cantidad de residuos que generaba en mi día a día y decidí cambiar hábitos para reducirlos lo más posible.

A raíz de conocer experiencias como las de Bea Johnson autora del blog Zero Waste Home o de Lauren Singer de Trash is for tossers, como se suele decir:

me vine arriba

Me emocioné con el tema de tal modo que de la noche a la mañana quería cambiarlo todo a mi alrededor. Basta de bolsas, de comprar artículos empaquetados en plástico, por supuesto morir de sed antes que comprar una botellita de agua… y demás ejemplos. Cuando mi marido llegaba a casa con la compra en bolsas de plástico…respiraba hondo… y “cariñosamente” le sugería que se acordase de llevar bolsas la próxima vez. A mi hija… ni un Kinder le he comprado desde entonces (lo cual no es tan malo por que ya sabemos que esas cosas… mucho mucho bien no les hace). En fin… que me volví un poco psicópata del “zero waste lifestyle”.

Poco a poco he ido relajando la intensidad, pero no por que haya tirado la toalla o piense que no vale la pena, sino por que me he dado cuenta de que esta es una decisión que he tomado yo, totalmente personal, y que no puedo arrastrar al resto del mundo a esta historia.

También he dejado de compararme con las “gurús” anteriormente mencionadas. Creo que fué un error de base. Querer alcanzar lo que ellas han conseguido lleva tiempo, no creo que cambiasen su modo de vida de la noche a la mañana. Pero lo mejor es que, aunque yo sólo llegue a conseguir un 50% de lo que han conseguido ellas, ya estaría haciendo un gran cambio en mi modo de consumo.

Hoy he hecho un pequeño listado de las cosas que he dejado de comprar y aquellas que ya sólo compro a granel. Creía que eran pocas, pero me ha sorprendido el recuento. Si por curiosidad queréis verlo, aquí os lo copio. Cuando lo he hecho me he dado cuenta de que sí que he conseguido cosas, y que poco a poco voy modificando hábitos que hacen bien al Planeta y me hacen bien a mi: Como más sano, me siento menos tentada por el consumismo que nos rodea, ahorro y tengo menos trastos!! que esto último me encanta. Encima, con eso de quitar cosas de mi vida que ya no uso, me he hecho adicta al Wallapop y, oye… eso que me saco!

Aquí va el listado de cambios:

-Productos que ya no compro envasados, sólo a granel:

-Arroz, pasta, legumbres, azúcar, harinas, frutos secos, café (recién molido), huevos, miel, azucar, cereales, especias, hierbas para infusiones.

-Lavavajillas (a mano y a máquina), gel, champú  y suavizante.

-Productos que preparo en casa:

Pasta de dientes

-Polvos de maquillaje

-Detergente de nueces de lavado

-Gel fijador para el pelo

-Cambios varios

  • He dejado de comprar quesos y embutidos de los que vienen precortados en envases plásticos. Los compro al corte, si es posible en tiendas pequeñas, aunque lo de llevarme los botes de cristal todavía no lo he integrado en mi rutina.

  • Para la fruta y verdura llevo mis propias bolsas de tela, son de tejidos finos que a penas pesan, así que es bastante fácil usarlas.

  • He comenzado a usar la copa menstrual, con lo que compresas y tampones fuera de mi día a día.

  • He vuelto a usar servilletas de tela

  • La ropa casi toda la compro de segunda mano, en tiendas como Koopera, que las recomiendo al 100%.

En fin, sí tú también estás pensando cambiar tus hábitos y, a veces, te parece que haces poco, te aconsejo ponerlo por escrito, por que seguro que estás haciendo más de lo que crees. Y creo que el objetivo es ir añadiendo objetivos poco a poco a esa lista. Así, con el tiempo, seguro que llegamos a ser 100% “zero waste”

 

Deja un comentario